AKASHA

Meditación
Investigación
Arte
Terapia
 

    Akasha es una palabra del sánscrito y desempeña un importante papel en la filosofía y la espiritualidad de la India. Este akasha mora en el interior del corazón del ser humano (antar-hrdayam-ākāśah) y constituye su plenitud (purnam). Este akasha se sitúa también fuera del ser humano y es un  espacio primordial, un campo de conciencia-energía, a partir del cual se forman las distintas realidades materiales que conocemos en este mundo. En Chandogya Upanishad (III, 12, 7, 7-9.), ākāśa llega a identificarse con Brahman, la realidad primera y última, el absoluto, que constituye la fuente de toda la realidad manifestada.

  Pero no solo en la tradición hindú la noción de akasha desempeña un papel importante. El científico Ervin Laszlo ha equiparado akasha a la idea del vacío cuántico. Así, dice: "Desde la visión con base científica, el vacío cuántico ocupa el lugar del akasha. Este es el campo originario, del cual emergen las partículas, los átomos, las estrellas, los planetas, los cuerpos humanos y animales, y todo lo que pueda ser tocado o visto. Este campo no puede ser percibido en sí mismo, ni se puede medir cualquier movimiento que se produzca en él: es omnipresente, pero es un súper-fluido (…) es el pleno cósmico: un medio dinámico, lleno de energía en fluctuación incesante. El pleno cósmico es el akasha y el prana juntos, es el seno de toda ‘materia’ y de todas las ‘fuerzas’ del universo. Da lugar a ambas cosas, materia y fuerza, en un universo tras otro" (véase Ervin Laszlo, La ciencia y el campo akásico, en Investigación-Artículos).

    Akasha nació, antes que su propio nombre, como un grupo de personas que tratan de descubrir juntos las profundidades y las alturas de la meditación. Un grupo abierto, libre, algunos de cuyos miembros llevamos años reuniéndonos para meditar juntos, y en el cual, además de la meditación, hemos ido compartiendo nuestra manera de ver el mundo, nuestras inquietudes, nuestras lecturas, nuestras experiencias, nuestros caminos.

    Recientemente, el grupo comenzó a experimentar la necesidad  de que la conciencia de Akasha, su “alma”, tuviese su propio cuerpo de expresión, su centro abierto, para compartir todo aquello que ha ido fructificando en nosotros. Por eso, un primer paso ha sido constituirnos como Asociación. Y el siguiente paso es generar este espacio abierto para meditación, investigación, arte y terapia - AKASHA.

 

   Si bien la meditación constituye el hilo conductor, hay cuatro ejes que articulan la actividad de la Asociación: Meditación, Investigación, Arte y Terapia.  Alrededor de esos ámbitos, tendrán lugar conferencias, cursos, talleres, exposiciones, conciertos.

 

AKASHA - espacio abierto de meditación, investigación, arte y terapia

Política de Privacidad